-Aikido Vilanova- ESCOLA d´AIKIDO a Vilanova del Vallès, Pavelló Municipal d’Esports C/ Maria Aurèlia Capmany, 2-4 // 08410 VILANOVA DEL VALLÈS,tel 685030502// ADULTS: Classes Dimarts i Dijous de 7 a 8 am i de 19 a 20pm // INFANTIL: Escola FALGUERA; Vilanova del Vallès, de 17 pm a 18pm // EMAIL: aikidovilanovadelvalles@hotmail.com // VISITEU WWW.AIKIDOMAKOTO.COM // Aquest blog és un espai de difusió de l´AIKIDO








miércoles, 23 de abril de 2014

LA CAJA LACADA XXIV :"Depongamos las armas. Guardemos la espada / " AIKIDO, técnica física o meditación espiritual?"


Enhorabuena fans de LA CAJA LACADA!, Jorge Santillán vuelve a este blog con sus magníficas aportaciones, la maravillosa cajita lacada que guarda el "bentó", nuestro almuerzo, cena, merienda, nuestro alimento! La verdad es que son 24 aportaciones ya ( y podrían ser más, si yo fuera capaz de actualizar con más frecuencia ) , y no parece que nuestro apetito se haya saciado!

En este caso, ésta aportación  trata sobre una cuestión que todo aquel que lleva cierto tiempo practicando se ha planteado o bien ha sabido ver u observar en parte o bien totalmente: " que hay diferentes tipos de prácticas"




Nota del autor de La Caja Lacada: No suscribo la totalidad del artículo pero me parecieron interesantes reflexiones y preguntas que se formula el autor.
Además de contener coincidencias en algunas observaciones. Lo envío para su publicación con un sentido de aportar elementos para una reflexión sobre nuestra modesta práctica.
El artículo está basado en un autor de reconocida trayectoria y experimentado en la práctica del arte del Aikido, 7º dan Aikikai, y la caligrafía japonesa: John Stevens.


LA CAJA LACADA XXIV

“Depongamos las armas.
Guardemos la espada.”



AIKIDO: ¿TÉCNICA FÍSICA O MEDITACIÓN ESPIRITUAL?





Escribí este artículio el 5 de Agosto de 2001, hace ya mucho tiempo. No recuerdo haberlo publicado en ningún lado. Si lo puse alguna vez en el blog, no lo recuerdo tampoco. Anyway, tal vez alguna polémica despierte.


A la largo de mi experiencia como practicante de Aikido –no como buen alumno sino más bien como “in-sistente” de Aikido- he visto muchos tipos de practicantes. A los efectos de esta breve nota, me referiré específicamente sólo a dos clases o tipos de aikidokas.




Un primer grupo (“primero” sólo a efectos de la clasificación) pone el acento en el estado físico y en el nivel de destreza técnica. En general es gente acostumbrada a la gimnasia, al ejercicio físico y tienen por ende resistencia, fuerza y/o elasticidad muscular. Un subgrupo, dentro de éste, ha hecho otras artes marciales. Algunos de éstos comienzan Aikido como una especie de complemento de la o de las que ya tienen, y en general descubren en el Aikido algo más que un complemento.


Un segundo grupo, que sería en cierta forma el “opuesto” del anterior, son personas sin ningún tipo de entrenamiento físico previo, atraídas al Aikido por lo que han escuchado o tal vez leído sobre su filosofía y espiritualidad. En general tienden a interesarse por los aspectos religiosos o culturales del pensamiento oriental. Sus primeros pasos son más lentos y difíciles pero tienden a compensarlo porque en general son más pacientes y tenaces en sus intenciones.


Los dos grupos pueden tener dos “tentaciones” contrapuestas pero con un punto en común.
El primer grupo puede tener la tentación de pensar que, en el fondo, esa “mística” que rodea al Aikido puede haber sido, como mucho, una parte muy respetable de la vida del fundador pero que, en el “resto de los mortales” poco o nada tiene que ver con una situación real de defensa. Lo que vale allí es el entrenamiento duro y parejo: tono muscular apropiado, buenos reflejos, buena técnica y, por supuesto, seguridad en sí mismo. Se dan por supuestas todas las reglas de etiqueta y caballerosidad que deben rodear a un practicante de Aikido, pero no es “la película de la paz interior y etc.” la que va a producir el desenlace.

El segundo grupo puede tener exactamente la tentación contraria.


Han practicado. Bien o mal, mejor o peor, poco o mucho, pero han practicado lo suficiente como para captar que, si uno se mantiene en su centro, es el otro –sea quien fuere- el que lo va a perder. Alentados por sus meditaciones y pensamientos, extrapolan esa verdad a tal punto de suponer que, si llegara un momento difícil, lo esencial será la propia paz interior, la armonía consigo mismo, la radical ausencia de temor y la suficiente serenidad como para mantener la distancia y moverse en el momento preciso. Una cierta iluminación será lo
esencial; será la causa de una técnica precisa que habrá surgido, afortunadamente, en el momento más inesperado y desafiante.




Ambos grupos suponen además una adicional “tentación”. La tentación de estar esperando ese paradójico momento donde, “por suerte” seremos realmente atacados. Ambos grupos han oído hablar de la no-agresión, de la no-resistencia, del Aikido como el arte de la paz, y saben que en Aikido no hay torneos de competición. Saben que por ende tal vez nunca van a tener la oportunidad de “probar realmente” la efectividad de sus técnicas. Pero, dado lo complejo del corazón humano, eso no es visto, en el fondo de nuestra naturaleza, como una ventaja o alivio. “En el fondo-en el fondo-en el fondo”, ambos grupos, y creo que todos, tenemos una agresión y violencia muy contenidas, muy guardadas, que están esperando a salir, agazapadas tras la paz de nuestro ceremonial, en ese paradójico momento, no esperado en el discurso, pero si en el más secreto lugar de nuestro corazón, donde “por fin” algún otro perderá la calma y “por fin” nosotros estemos “autorizados” a “tener que defendernos” y volcar sobre nuestro desafortunado atacante toda la agresión contenida en años y años. ¿Por qué decimos que esta tentación es común a ambos grupos? Parece ser privativa del primero. Pero no. Ya basada en una buena técnica, ya basada en la energía psíquica o en lo que fuere, la violencia está allí esperando para salir. Un grupo espera salir airoso del paso sobre la base de su entrenamiento físico; el otro, sobre la base de su supuesta paz y armonía interior, pero en ambos casos la violencia, el deseo de destruir al otro, está allí, permanente, como un ruido de fondo sordo y penetrante de nuestra existencia.




En mi opinión –y me expongo, por supuesto, a las críticas- ambos grupos cometen dos errores. El primer error se divide en dos porque es el mismo con dos caras. Consiste en la separación cuerpo/espíritu. El segundo error consiste en estar esperando el momento de la pelea.


Para demostrar lo anterior –o, al menos, para acercarme a su plausibilidad- no me voy a basar en una idea abstracta del Aikido en sí mismo. Creo que el Aikido es, sencillamente, Morihei Ueshiba. Acercarnos al misterio del Aikido es acercarnos al misterio de la vida concreta de ese hombre que encarnó en sí y sobre sí toda la tradición del budo japonés.


Si reflexionamos sobre la vida de Ueshiba, podríamos decir que hay dos momentos, no los dos únicamente importantes, pero sí dos momentos significativos. Desde la experiencia de Mongolia en 1925, pasando por la fundación del dojo Kobukán en 1931, hasta el retiro en Iwama durante la Segunda Guerra, para no participar en modo alguno de ella, podríamos decir que hay un espacio de existencia que es como un gozne entre dos períodos (uno, anterior a 1925, otro, posterior a 1945) que se parecen cada uno, respectivamente, a las actitudes descriptas en el primer y segundo grupo de los cuales hablábamos al principio. Sé que se me va a decir que no es lo mismo, por eso me adelanto a decir que estoy planteando una analogía, no una igualdad. El período anterior a 1925 es como si fuera un período adolescente, adolescente, exultante, ansioso. Stevens (1) describe una especie de intensa preocupación por su estado físico y su pericia técnica, y, dejando de lado los detalles, no creo que se pueda decir que ese período sea igual que la no-violencia de Gandhi. Ahora bien, de 1925 a 1945 (son cifras aproximadas) algo pasa. Para decir esto no es necesario ser shintoísta: cualquier persona de buena voluntad debe reconocer el valor de cualquier experiencia religiosa sincera y auténtica sin para ello comulgar necesariamente con tal o cual credo religioso. Sencillamente, como decimos, algo pasó, algo que en términos comunes a todo lo humano se puede caracterizar como comprensión, autoconocimiento, madurez, sabiduría, amor a los demás. Desprendimiento, desapego, concentración interior que es semilla fecunda de discípulos. Auténtica paz
interior: no declamada, sino sencillamente vivida, como sólo la puede tener quien, teniendo la espada, la guarda (2), sin contenerse, sin hacer un esfuerzo para no sacarla. Custodia de la vida. Estanque potente, tranquilo y fresco donde detenerse y descansar.



Esas son, creo, las características del segundo período. La analogía con el segundo grupo es la preocupación por la vida interior, por la fuerza del espíritu. La diferencia es esta: esa “conclusión” de la vida de Ueshiba.... ¿Separa cuerpo y alma o los integra? Los integra. Las técnicas del Aikido –de Ueshiba- son meditaciones del cuerpo y con el cuerpo. Ueshiba no compensa una falta de preparación psico-física con su conversión espiritual. No compensa, no sustituye, no suple. Sencillamente, de algún modo, concluye –aunque lo humano nunca “termina-; esto es, termina de dar esa diferencia específica sin la cual el Aikido no es Aikido. La conversión espiritual de Ueshiba, opino, da forma al Aikido: es la forma de una estatua cuyo material es toda esa preparación técnica de samurai que había recibido a través de Takeda. Pero así como el noble mármol no hubiera sido ninguna bella estatua sin la mano de un Miguel Angel, la noble tradición del budo japonés no hubiera sido Aikido sin la conversión espiritual de Ueshiba. Por eso en él no hay separación entre lo técnico y espiritual. La conversión espiritual de Ueshiba da forma a las técnicas de Aikido, que se esculpen en la base anterior del budo japonés.






Esa es, creo, la famosa unión de cuerpo, alma y espíritu de la que tanto se habla cuando se habla de Aikido. Hay cuerpo y alma al mismo tiempo en un cuerpo humano que sin fatiga hace irimi en el momento justo, ni antes ni después, y hay espíritu cuando la intención final de todo movimiento es la custodia de la vida. Sin esto último puede haber “lo marcial”, pero no hay Aikido.




Por todo esto, sufrir las dos tentaciones de las que hablábamos al principio implica que no hemos comenzado a vislumbrar al camino del Aikido. Por cosas muy sencillas. El que con precisas técnicas “de Aikido” va a un torneo, desafía a cualquiera y lo destruye, está haciendo algo marcial, sí, (aunque mal utilizado moralmente hablando) pero no está haciendo Aikido. Ese es el punto. Por todo lo que dijimos: lo que está haciendo es como el mármol, que tirado sobre la cabeza de alguien puede ser letal, pero no es la estatua. De igual modo, el que no ha cultivado la disciplina de su cuerpo no puede esperar que su paz interior salve una vida. Mantendrá, sí, la paz frente a la muerte. Lo cual puede ser santísimo pero tampoco es Aikido: falta el leño, falta el cuerpo donde debe ser esculpida la forma.


Ahora bien, sigamos profundizando un poco en esa “forma” y veremos un poco lo que en mi opinión es el segundo error. El Aikido no es una preparación para una situación violenta. No fue esa la última etapa de la vida de Ueshiba, cuando precisamente el Aikido se consolidó. La paz interior tiene un significado más profundo que una simple declamación. La paz interior significa desprendimiento. Implica no estar aferrado a la ilusión de mostrar en algún momento una supuesta victoria guerrera. Implica justamente no anhelar el momento de la guerra. El Aikido es el arte de la paz porque no hay ninguna violencia interna que esté esperando para salir. Hay defensa, sí, pero defensa de la vida. Esto es: buscando sólo el Aikido, y manteniendo esa paz interior de la que estamos hablando, estamos preparados (sin darnos cuenta, sin buscarlo), para salvar “una” vida. Para defender la vida ante la agresión..... Una mano tira un golpe mortal. Puede ser un asesino, o alguien que tomó de más, o simplemente un buen hombre muy nervioso. Dios lo sabe. ¿Qué hace el Aikido allí? ¿Para qué nos prepara? Para lo siguiente. Sin perder la paz, sin arder en violencia, se desvía al ataque, y se frena y/o desarma al agresor. Sin que nadie se lastime. El golpe mortal podía estar siendo tirado a otro, no a nosotros. Por eso el Aikido implica defender “la” vida, no la nuestra necesariamente.




Se defiende la vida del atacado, del atacante y la nuestra. Y no se lastima a nadie.

Pero, se me dirá, ¿se puede hacer realmente “eso”? Si no se puede, la vida de Ueshiba no tuvo sentido. Se me dirá: pero, ¿quién puede hacer eso? ¿Quién puede mantener la paz, no entrar en cólera, y tener un nivel técnico tal que se pueda desarmar y frenar un ataque mortal sin lastimar ni siquiera al agresor?

Pues no lo sabemos. Sencillamente no lo sabemos.

 Por supuesto que aquellos que tengan un nivel técnico deficiente, no. Pero, ¿y los que “algo” de nivel tienen? Pues lo interesante es que no “deben” saberlo. “Eso” de lo que hablamos no “debe” buscarse. Si se busca, se pierde la paz interior, y si se pierde la paz interior, “eso” se pierde. Volvemos a decir: el Aikido no se practica pensando en ninguna situación fuera del tatami, ni violenta, ni heroica. Lo que se busca es la armonía entre cuerpo y espíritu. ¿Hay frutos no buscados? Puede ser, de igual modo que una lámpara que buscara simplemente ser lo que es, lámpara, podría tener como fruto no buscado iluminar el camino.

Este es un punto complejo por cuando forma parte de un punto en común de la mística oriental y cristiana. La paz interior implica un desprendimiento de objetivos y proyectos externos a la interioridad del yo. Quien quiera salvar su vida la perderá y quien quiera perderla la encontrará (3). Si esas palabras parecen a veces no tener sentido, en el Aikido tienen pleno sentido. El Aikido no busca trofeos ni la derrota del enemigo. ¿Qué busca? Busca al Aikido. ¿Pero no buscamos acaso que alguna vez.....? No. Sólo cuando dejes de soñar con ese “alguna vez” la paz interior le habrá llegado. ¡Pero eso es imposible!, se me dirá. Sí, lo comprendo, porque en realidad parece ser imposible para los vericuetos del corazón humano, y mi corazón está ahí en primer lugar. Ni qué hablar de mi impericia técnica. Pero, ¿por qué negarse a las posibilidades de lo humano? ¿No fue ese el camino del que nos habla Ueshiba? “Ai”, armonía. ¿Puede haber armonía sin esa paz interior? Pero no nos preocupemos. El primer paso para la paz interior es no preocuparse por la paz interior. La paz interior está desprendida incluso de sí misma.




Sin embargo, debemos tomar conciencia de todo esto. Porque esta es la peculiaridad del Aikido. Si no es así, entonces el Aikido no fue más que el desvarío, el sueño imposible de un viejito bueno y sesentón que se cansó de pelear y que practicó entonces una forma suave del jujustu. El Aikido es entonces nada más que un Takeda tranquilito. Una forma elegante del Daito Ryu. Lo cual está muy bien (reiteramos: está muy bien), pero entonces el Aikido pierde toda especificidad.


Quisiera concluir con una propuesta sencilla. Sigamos practicando al mismo tiempo que tratamos de ser mejores personas. Si el Aikido seguirá siendo Aikido, tiene en eso tan simple su esperanza. Seamos, sencillamente, personas que pensamos en los demás.
Sea el tatami un milagro de paz.
Depongamos las armas.
Guardemos la espada.


NOTAS:
(1) Ver Stevens, J.: Paz abundante (Kairós, Barcelona, 1998) y Invincible Warrior, Shambhala, London & Boston,1999.
(2) Mateo, 26, vs. 52.
(3) Mateo, 17, vs. 25.

Autor: Gabriel Zanotti, docente, interesado en filosofía y practicante de Aikido
http://gzanotti.blogspot.com.es/2012/07/aikido-tecnica-fisica-o-meditacion.html

Rafael Heredia, 4 dan Aikikai, CLASES de AIKIDO EN EL RAVAL, BARCELONA

Nuestro compañero Rafael Heredia, retoma la andadura de las clases, en este caso, en Barcelona,  y desde aqui, quiera desearle toda la suerte del mundo, que la tendrá, porque "no hay otro camino que hacer el camino", y Rafa lleva andando ya largo tiempo.

Desde aqui, también lanzo el mensaje de unión, para todos los aikidokas, compañeros, que tengan ocasión de acercarse a hacer una clase con Rafael, así como por nuestra parte, ofrecernos, a facilitar, colaborar y ayudar en lo que nos sea posible.

También me gustaría animar en general, a todos los lectores  ( especialmente de la zona donde se imparten las clases)  y a todo aquel que quiera adentrarse en el mundo de las Artes Marciales, y que quiera hacerlo precisamente a través del Aikido, que tiene en el maestro Rafael Heredia  el vehículo ideal : Elegante, sereno, experimentado y sincero.



 Aqui dejo la información:





Practicar sin EGO para acercarse a la libertad

Ciertamente, tratar de escribir un artículo relacionado con el EGO, debería ser algo más de Jorge Santillán que cosa mía, más que nada por su experiencia como psicólogo veterano o  quizás también pudiera ser tarea de  David Balsera, instructor en Aikido Sabadell, también psicólogo.
 No obstante, me aventuro a ello, relacionándolo con la práctica del AIKIDO.

No voy a definir el ego, ni voy a dar tecnicismos al respecto, pero sí que voy a intentar acercarme desde un punto de vista coloquial, cercano, para tratar de dar una visión particular, que desafortunadamente en mayor o en menor medida, creo se da en las clases y en los cursos, por mencionar lugares que nos son familiares directamente, a la vez que creo se dan, en todos los aspectos y lugares relacionados con la vida cotidiana.

No estoy hablando concretamente de profesores, maestros, instructores, sempais, kohais, alumnos, etc. si no que estoy hablando quizás de todos ellos en general,  porque tengo la sensación de que el EGO, venga de donde venga, es un enemigo a vencer para lograr la libertad .

 Y cuando digo libertad, no me refiero a una libertad ( entendida como un privilegio, o algo por lo que se ha luchado y conseguido ), si no que me refiero a una libertad de pensamiento y sentimiento.

Me refiero a  la libertad de actuación. La libertad de juzgar y ser juzgado, la libertad más básica, esencial, primitiva y pura.

 De entre sus citas más famosas, ya nos decía Sócrates:  "Sólo sé que no sé nada" y esta declaración, entre otras cosas creo que va en la línea de poder ver con claridad que cuanto más se estudia, más se conoce, más se profundiza en el saber de algo, más se es consciente de lo arduo, complejo, difícil, que resulta obtener el conocimiento pleno primero de esa materia en concreto, y a posteriori del conocimiento en sí mismo.


Hay trampas mentales hacia "el camino de la excelencia", y esta búsqueda es quizás algo que alimenta al propio EGO, puesto que "proponer ir hacia", "lograr concretamente aquello que se desea", ir y hacer por conseguir algo concreto, en mi opinión,  " son elementos " , "factores" que determinan ( que son determinantes, decisorios,  )  porque pasan precisamente por el filtro del EGO.
Dejar que las cosas fluyan, aceptar los giros del destino, no parece una actitud que ligue con la  veloz locura capitalista en la que vivimos, donde siempre se busca, inmediatez, satisfacción, rápidas transacciones " porque las pago", y es el "porque las pago" el elemento que justifica cualquier o casi cualquier actuación.
Es el perfecto justificante : " porque lo pago". Lamentablemente, esto es cada vez más común.


Afortunadamente, también existen,  los empresarios, empleados, creativos, creadores, emprendedores, filósofos, amantes del saber de cualquier disciplina, artistas, y en definitiva, personas con sensibilidad, que están precisamente en el camino de la búsqueda desprovisto de ego, sin que eso precisamente, suponga una premisa, un valor al que hay que ceñirse en todos los casos, ni un eslabón que forma parte de la cadena que nos acaba limitando.


La mala notícia, es que no son cada vez más, si no que "son", es decir, existen, pero actualmente, como decía, tener o ir hacia este tipo de cosas con este tipo de actitud es algo que parece ir contra natura, debido en parte, como decía, por esta rapidez de transacciones con ausencia de valores,  que supone el mundo moderno en el que vivimos.

Sacándolo de contexto, da la sensación de que el EGO, forma parte de la personalidad y que es algo que va ligado al individuo y que no puede ser modificado. Jefes, policías, empleados, bomberos, cajeros, recepcionistas, secretarios, directores, estudiantes, cada uno con su propio EGO intocable, no modificable?



Yo creo que sí es posible cuando uno es consciente, o por revelación o sugerencia, de las trampas que nos pone el propio EGO y de ese modo, iniciar un cambio interno.
A veces la vida golpea con dureza y te hace replantearte aspectos, matices, que resultarán determinantes y acabarán por generar una transformación más en tí. ( y digo una transformación más, porque creo que el conjunto de cambios conscientes o inconscientes son los que nos recuerdan de algún modo que estamos vivos. Pasar por la vida, o que esta pase por nosotros, ya es otro cantar )

Todos lo hemos vivido o sentido, cursos, clases, donde todos tratan de enseñarte algo. No digo que esto esté mal ( y no soy yo quién debe juzgar esto ), pero si es cierto que en ocasiones, este intercambio no se hace con desapego, ni con la sinceridad de una transmisión de un concepto y/o idea, técnica, etc, buscando precisamente que esta sea captada, transmitida, etc. Se cae en una trampa en la que se chasquea la lengua, y se "demuestra" lo equivocado que está el otro.
Ya saben de lo que hablo.
Entornos donde todos tratan de demostrarte algo ( y como decía, sin empatía, con  una autojustificación que redunda en autoaprobación )....Alumnos que creen que son algo porque tienen una función determinada en un dojo, en un único dojo. Maestros que se engrandecen por tener una legión de adoradores, clones, copias perfectas.





El concepto de libertad, ego, son cosas que sin duda me vienen grandes, yo creo que sí.
Pero sé ver porque he visto, ( y he visto poco según con quién se me compare )  y creo que todos deberíamos ver mucho. Practicar con muchas personas, más maestros, abrir nuestra mente, salir de nuestra "zona de confort". ( Y aclaro, "según con quién se me compare", únicamente para afirmar que he visto "algo", pero que hay un universo por ver, y ante todo, POR SENTIR. )

Éste es uno de los pilares sobre los que insconscientemente se sustenta mi práctica ( las sensaciones, digo )

Cuando nos corrigen, nos sugieren, etc, uno sabe ver cuando se hace desde el ego y cuando no ( es algo que se siente ) ( y se siente incluso cuando una persona se nos cuela en la cola del supermercado, uno sabe ver cuando ha sido conscientemente o si la persona se ha colado sin darse cuenta. No digo que sea siempre así, pero sí digo que todos tenemos una intuición, una manera de escucharnos. Una manera de escuchar nuestro entorno (aclaro, no digo  "una", hay muchas, digo "una" por "concepto )  Pero también parece que nos han programado desde pequeños para ignorar nuestras sensaciones y eliminar nuestro instinto para muchas cosas, porque lo interesante aqui es formarse para la vida moderna.
Recuperar esas sensaciones, esa libertad para sentir e intuír, es parte del camino, en mi opinión.



Es como si alguien viene a decirte qué debes sentir y cómo debes sentirlo, y que si no lo haces como se te está explicando, está mal.
Creo que aqui el papel de los instructores, profesores, maestros, sempais, etc, es crucial, fundamental, puesto que saber motivar, encender, empujar es un trabajo complejo, "desgastante", a la vez que regenerativo, pleno, satisfactorio. Porque no se afirma una verdad absoluta, se muestra el primer paso únicamente.

El resto del camino debe hacerlo cada individuo y en ocasiones, no caminarán contigo.


 -Ciertamente bajo el nombre del concepto "REVOLUCIÓN", ( ya hablé de ello, en el artículo de este mismo blog...REVOLUCIÓN INVOLUCIÓN... con un matiz similar, ) creo que nos acercamos a un camino mejor, si este está desprovisto de ego. ( Este cambio dentro de nosotros.)

Creo que este ego, ( al que tratamos de ignorar ) alimenta a quién lo posee haciéndole crecerse, rodeado de personajes que también ven crecer su ego, bien por concesión, bien por apego, la seguridad de grupal de personajes afines.
Creo también que en esencia, este es el origen de la trampa mental. Porque engaña, manipula, y es ( para representarlo gráficamente ) como una pelea de niños hablando de que su papá es mejor que el del otro y viceversa ( y quien quiere entender, que entienda ) (...)






También creo que "el camino de la excelencia", "la búsqueda", "el camino" ( y todos los sinónimos relacionados con el tema que nos ocupa ) es algo que es posible. Y creo que es posible crear y crecer desprovisto o desproveyéndose del EGO. Y esa es la práctica que persigo y creo deberíamos buscar.

Tampoco creo, ( por lo menos no ahora mismo, en este momento ) que declarar estos principios, sentirlos, hacer por verlos, sea algo negativo. Hay que tener cuidado de aquello que también se hace desinteresadamente, pero que espera recompensa o reconocimiento. Hay que ver o saber ver, aceptar y aceptar en toda su extensión.

En cualquier caso, no es tarea fácil.
Lograr la auto-aceptación  no es tarea fácil. Ser consciente de las limitaciones del propio entendimiento, de las capacidades físicas de la propia inteligencia. No es tarea fácil.

Mi primo Paul es un parisino que ronda la cincuentena suele decir: "Cada uno piensa al límite de su inteligencia" Y es bien cierto!. Si pudiera pensar mejor, no sería yo, sería otro! si pudiera pensar peor das por sentado lo listo que eres ( revisa, puede que tu ego esté haciendo de las suyas sin que lo sepas!)




Puede que tratar de lanzar puentes para lograr pasar a través del conocimiento, o que el conocimiento llegue a nosotros, lanzando o tratando de lanzar al ego al vacío, sea un gesto del propio ego.


Practicar sin ego para acercarse a la libertad, es posible entonces? que cada uno saque sus conclusiones!


Pero cuidado, se trata de un elemento astuto, y siempre está ahí! justo ahí! siempre!





jueves, 17 de abril de 2014

Nuevo Seminario de Luís Mochón sensei en Güejar, GRANADA



10 y 11 de Mayo de 2014, nuevo seminario de Luís Mochón sensei, 4 dan AIKIKAI
Más información en el cartel del curso.

NOTA:
 Qué bueno  ( para Jorge y para mi  ) que en el diseño del cartel de este seminario se contemplaran nuestros kanjis! 
domo arigato luis!


viernes, 11 de abril de 2014

VIDEO RECOMENDACIÓN AIKIDO VILANOVA DEL VALLÈS: Katori Shinto Ryu





Una de les escoles d´esgrima més antigues, de les que O´sensei, Morihei Ueshiba en fou alumne.

Un video per mirar mil i una vegades.

Video recomendación AIKIDO VILANOVA DEL VALLÈS: World Combat Games 2013 - Aikido





Interesante propuesta de la federación internacional de AIKIDO y sus combat games 2013, donde podemos ver caras conocidas ( delegación de Suecia, por ejemplo ).

Son cerca de algo más de una hora y media de AIKIDO, lo que demuestra de algún modo, la buena salud del Arte en el panorama internacional.

Mención especial, quizás la aportación japonesa, y francesa, en este caso ésta última  a cargo de Bruno Gonzalez, ( como saben, discípulo de C.Tissier sensei ) Disfrútenlo!

Recordatori CURS Kitaura a Mataró